Cuando un cliente contacta con nosotros inicia un proceso de estrecha relación. Primero nos interesamos por las razones que le han llevado a contactarnos por nuestro servicio profesional y, en su caso, aclaramos los servicios que ofrecemos para detectar cuál se ajusta mejor a sus necesidades. En la primera entrevista iniciamos el diálogo para definir el programa de necesidades y las preferencias estéticas, creando el clima de confianza imprescindible para trabajar y cooperar con la máxima transparencia. Visitamos el espacio a reformar o equipar para conocer el entorno, interior y exterior, tomar datos, y posteriormente proyectar teniendo en cuenta las premisas existentes y las necesidades del cliente; ambos aspectos son factores importantes en el desarrollo del proyecto y tendrán incidencia en el resultado.

Una vez definido el programa de necesidades y con los datos del espacio, hacemos las primeras propuestas de distribución en planta: es el anteproyecto, una herramienta que sirve para valorar, profundizar y continuar dialogando para definir la solución que mejor se adapte a los objetivos del cliente.
Concretada la distribución de la planta, desarrollamos los alzados y las vistas generales, visualizando su volumen; introducimos la iluminación integrándola a las formas proyectadas. En nuestros proyectos la luz es un factor cuidado especialmente, porque permite versatilidad de ambientes en un mismo espacio. Durante la elaboración del proyecto mantenemos el diálogo con el cliente, participando de las decisiones sobre la concreción de las necesidades más específicas de todos los elementos que formarán parte del interior. Los acabados se eligen contemplando siempre todo el espacio de actuación. Proponemos materiales, texturas y colores, jugando y aplicando con singular combinación según las formas creadas, para hacer el resultado más personal para el cliente. Es el conjunto del proyecto.

Confeccionamos los presupuestos según el proyecto, considerando las posibilidades económicas del cliente.
Realizamos la obra o el equipamiento planificando el proceso de ejecución de manera que sea lo más ágil posible, controlando el trabajo de cada industrial para una buena ejecución del proyecto.

Consideraciones importantes en nuestro proceso de diseño:

  • innovación de formas
  • constante presencia de la funcionalidad
  • máximo aprovechamiento del espacio
  • diferentes escenas lumínicas
  • combinación de materiales y texturas de diferentes estilos
  • relevancia de los colores
  • integración del interiorismo y la arquitectura